Dale alas a tu web con estos consejos

Dale alas a tu web con estos consejos

En apenas tres años el e-commerce se ha desarrollado a un ritmo realmente asombroso, y de hecho entre 2016 y 2018 se han llegado a facturar más de veinticinco millones de euros solo con las ventas online, y esto supone que la facturación se ha disparado aumentando alrededor de un veinte por ciento.

De esta manera, podemos ver como muchas empresas se han lanzado a la cabeza al e-commerce, pudiendo encontrar productos de todo tipo, tanto particulares como empresas. En este sentido encaja muy bien el ejemplo de Más que toallas, una empresa que ofrece productos fabricados como albornoces, toallas y paños de cocina con las mejores materias primas a profesionales y particulares.

Estas cifras no hacen que mostrar más la necesidad de seguir poniendo esfuerzos en el e-commerce, ya que sin duda es una inversión cuyo retorno es más que seguro. Aunque hay que ser honestos, en este mundo solo hay dos cosas seguras: la muerte y los impuestos.

Para tener éxito en el e-commerce hay que ser muy constante, pues de ello depende que a medio-largo plazo la inversión empiece a obtener beneficios. Esto significa que se debe de prestar mucha atención a la página web, la tienda online, el stock disponible, las estadísticas de venta, redes sociales, comentarios, reviews y muchos más aspectos.

Pero lo cierto es que si un pintor necesita buenas pintores, una empresa que vende en Internet necesita una buena tienda online acompañada de un buen equipo que gestione las campañas de marketing y que vigile que la web esté optimizada para obtener los mejores resultados en posicionamiento.

Esto es precisamente de lo que vamos a hablar en el artículo de hoy, ya que trataremos sobre los puntos que toda página web debe de tener en su código, o de los elementos que no pueden faltar en la misma. Si sigues estos consejos aprenderás la importancia de cada detalle de las webs.

Los detalles importan mucho en el e-commerce

Hablando sobre todo de los sitios web dedicados al e-commerce, podemos ver que suelen tener una jerarquía bastante compleja. Tienen páginas de categorías, subcategorías, productos con sus descripciones, descuentos, artículos en el blog, etc. Entonces ¿a qué exactamente podemos llamar una estructura funcional?

Todas las páginas del sitio web deben ser accesibles para el usuario. Las otras páginas del sitio web tienen que enlazar allí, para que los visitantes puedan ver la información.

Las páginas más importantes del sitio web tienen que estar «cerca» en términos de jerarquía a la página principal del sitio web. Es decir, si queremos que una de nuestras páginas gane posicionamiento en Google, es buena idea tenerla ubicada más o menos de esta manera: www.tudominio.com/pagina-que-queremos-posicionar.

Ausencia de páginas con error 404. Primero, desde el punto de vista de los usuarios, no es nada atractivo encontrarse en «una página que no existe». Aparte de esto, los robots de Google también pasan por estas páginas. Esto tiene influencia negativa en el ranking de tu web en el buscador.

El sitio web siempre tiene que estar disponible. Si pretendes ahorrar dinero contratando un hosting muy barato, es probable que tu sitio web va a tener más problemas con la estabilidad. Tus usuarios muchas veces no podrán acceder a la web. Los robots de los buscadores también lo notan y bajan tu ranking. El consejo es contratar un hosting de calidad para los proyectos serios.

Los filtros internos son puntos de entrada que atraen tráfico por palabras clave de baja frecuencia de búsqueda. Por ejemplo, en tu sitio web puedes vender ropa y una de tus categorías va a ser «vestidos». Ahora, es difícil posicionarte por la palabra clave «vestidos» en Google – la competencia va a ser bastante importante. En un principio es mejor aplicar algún «filtro» para diferenciarte: «vestidos de verano«, «vestidos rojos» o algo parecido. Para las palabras clave más específicas el posicionamiento en Google va a ser más fácil.

Cabe destacar, que los filtros internos deben ser bien estudiados. Primero hace falta reunir ideas sobre que filtros se pueden aplicar y después comprobarlo en Google Adwords, por ejemplo. En este caso, si los usuarios de Internet efectivamente buscan vestidos de verano, vamos bien.

compartir