Eventos con fines comerciales

Eventos con fines comerciales

Como todos sabemos, hay muchísimos tipos de eventos promocionales, publicitarios e incluso corporativos, todos diferentes pero, por encima de ellos, últimamente está destacando mucho el evento organizado con fines comerciales. No se trata de crear imagen de marca ni de presentar un producto, se trata de venderlo, directamente.

Este tipo de eventos se caracterizan por dos cosas. La primera y más importante es la exposición del producto o productos en los lugares más importantes del espacio de celebración donde, además, se ha de incluir una zona en la que poder acceder a la compra de los mismos. La segunda es por la comida: la única manera de conseguir atraer a la gente a un evento cuyo fin es vender, es ofreciéndoles algo, principalmente comida y bebida.

En este sentido, estos eventos me recuerden a las inauguraciones de las exposiciones de pintura y escultura donde todos los cuadros expuestos están en venta y se invita a un número determinado de posibles compradores interesados, a una inauguración donde hay comida y bebida a modo catering para mantenerlos entretenidos y conseguir así que vean las obras.

La última exposición en la que estuve la organizó El Quatre, de hecho, algunos detalles de su inauguración los he copiado en eventos posteriores y han funcionado muy bien. Normalmente contrato los servicios de Mag Catering porque es una empresa que trabaja estupendamente y suelo acertar bastante con ellos.

Planificación

Para empezar debéis pensar en la organización del espacio. Podéis optar por la disposición que más os guste teniendo en cuenta lo anteriormente dicho: presencia del producto y stand de compra. Ahora bien, yo os recomiendo la disposición exposición, es decir, con el producto alrededor del espacio y un espacio de compra (más o menos grande dependiendo del número de invitados) en uno de los laterales. De este modo, miren adonde miren, siempre tendrán presente aquello que queremos promocionar y, de paso, dejamos libre el centro de la estancia para que los camareros e invitados puedan moverse libremente y sin obstáculos.

Luego pensad en la publicidad. Cualquier evento ha de tener carteles publicitarios, tanto dentro como fuera del espacio de celebración. Los de fuera, para que el público en general sepa que se está celebrando un evento de la marca en ese mismo instante, los de dentro para que la imagen del logo o nombre de la empresa que estamos publicitando, quede grabada a fuego en la retina de los asistentes.

Con respecto a las bebidas, pensad que queréis satisfacer a los invitados pero tampoco nos conviene que beban demasiado alcohol y dejen de prestar atención a lo que nos interesa, por eso yo os recomiendo contar con refrescos, zumos, cervezas y sólo algún que otro alcohol de aperitivo tipo Martini o Vino Blanco. Así evitaremos sorpresas desagradables.

La comida va al gusto, pero tened claro que los catering se sirven de poco a poco y en bocados muy pequeños, así que olvidad la posibilidad de poner mesas grandes con todo el producto porque os quedaréis sin nada que ofrecer demasiado rápido. Os recomiendo que sean siempre los camareros quienes saquen los pinchos y demás aperitivos, y los ofrezcan a los invitados en bandejas cada cierto tiempo. Por ejemplo, podemos calcular 5 bandejas cada 10 minutos.

Y por último, pero no menos importante, pensad que si durante el transcurso del evento tenéis pensado incluir alguna representación o espectáculo, no podéis excederos demasiado con el tiempo. Los invitados han ido ahí por dos motivos: o bien porque la marca les interesa o bien porque pretenden pasar una agradable velada, así que un pequeño show está bien pero nada que se alargue más de 15 minutos. Si hubieran querido ver un espectáculo habrían ido al teatro. Además, tampoco os interesa que centren su atención en los artistas y olviden el producto que pretendéis vender y tenéis expuesto por todo el espacio.

Dicho esto he de añadir que sí, que los eventos comerciales funcionan y los invitados no sólo compran el producto allí mismo, sino que luego, un gran porcentaje, tiende a seguir comprándolo durante un largo periodo de tiempo.

compartir