Detalles que marcan la diferencia en un evento

Detalles que marcan la diferencia en un evento

Qué mal uso se hace de la expresión “organización de eventos”. Con el paso del tiempo se ha convertido en un cajón desastre donde todo vale. El caso es que a la hora señalada se celebra el acto y lo demás da igual. Por esta razón he llegado a ver auténticas aberraciones. Un lugar sin ofrecer nada de comer, otro en pleno verano sin aire acondicionado, sin sitio para aparcar en pleno centro de una ciudad…son solo algunas situaciones que he vivido. Por eso quiero aprovechar para hablaros de esos detalles que son los que marcan la diferencia en la celebración de un evento.

Hoy me quiero centrar en los detalles de alimentación. Tomad nota si tenéis pensado organizar un acto que esté relacionado con el mundo del vino, que ahora está tan en auge en nuestro país. Sin ir más lejos hace unas semanas Valladolid ha sido sede del Mundial de vinos.

Busca una temática

Lo primero y más complicado será buscar un temática. No organices nunca una cata de vinos tintos, de vinos blancos, de espumosos… Esto carece de interés y suele ser monótono. Hay que especializarse en algo. Por ejemplo puede ser la temática del vino en el cine, el vino y su importancia en la historia, vinos de la Ribera del Duero, que son de los más premiados, o el vino en el mundo de la cocina. Ejemplos hay muchos.

Aunque en lo que más interés tienes que poner es en el tipo de copas que tienes que poner. Es importante escoger las copas adecuadas. Yo por ejemplo recomiendo hacer una visita a Exportcave, donde tiene un amplio catálogo de vasos, copas de vino, decantadores, sacacorchos de pared, tapones para vino, tapones para cava, todo lo que necesitas para marcar la diferencia. Sobre esto encontrarás miles y miles de propuestas.

Mi opinión es que adquieras unas copas más o menos versátiles, que evites las copas de flauta y Pompadour en espumosos, así como las copas excesivamente anchas, a no ser que tengas la certeza de que los vinos van a necesitar de tanta apertura. Para una cita así necesitas una infraestructura que esté al nivel.

Cuántos beben de una botella

Luego hay que tener en cuenta otros detalles. Por ejemplo que hasta 15 personas pueden catar de una botella de vino sin problemas. Es mejor dejar reducirla a unas 13 personas, para que haya un poco de vino de sobra por si alguien quiere repetir. Pero sabiendo que vamos a catar, no a beber vino. Y sobre cuántos vinos poner, pues mi idea es que con cinco vinos vas más que sobrado. No hay que agobiar al personal, si ponemos más creo que la gente puede perder la concentración y la cata se puede hacer muy larga.

Por supuesto no te  olvides de tener servilletas para que los aprendices de sumiller puedan limpiarse. Una vez estuve en una que faltó, e imagínate el Cristo que se montó.

Y por último, una cata no es una cata si después no hay una cena. La mejor hora para realizar una cata de vinos es aquella en la que nos acercamos a la hora de comer/cenar.

Como puedes ver, organizar una cata de vino tiene su misterio. Claro que habrá muchas empresas que lo organicen, pero como te repito, son los detalles los que marcan la diferencia.

compartir