Audiovisuales con calidad para promocionar eventos

Audiovisuales con calidad para promocionar eventos

¿De qué sirve organizar un evento por todo lo alto si luego no tiene ningún tipo de visibilidad? Los eventos que más beneficios traen posteriormente a los patrocinadores del mismo son aquellos que se mueven, que tanto previa como posteriormente a la celebración del mismo, se hace publicidad para que la sociedad conozca que se ha realizado o se va a realizar y para eso lo mejor es contar con un buen audiovisual.

Montar un buen “anuncio” puede marcar la diferencia. De hecho, yo hablaría de dos anuncios, uno previo al evento, para moverlo, y uno a posteriori, para mostrar cómo fue. Ese anuncio puede emitirse el televisión cuando hablamos de grandes empresas, ya sea la televisión local o nacional, pero también puede mandarse como publi-correo a direcciones de emails o crear una web sobre el evento con el vídeo como principal fuente de información.

Ahora bien, tanto si hablamos de un pequeño cliente que organiza un evento en las fiestas patronales del pueblo  y emite el anuncio por la televisión local, como si hablamos de un evento multitudinario patrocinado por un gigante empresarial debemos tener en cuenta la calidad de ese anuncio. No por tener menor presupuesto hemos de crear un anuncio cámara en mano como si se trata de un vídeo youtuber grabado con el móvil (a no ser, claro está, que ese sea el efecto que queremos conseguir). En esta empresa de alquiler de equipos de cine en Madrid que puedes contratar por horas, podemos encontrar todo lo que necesitamos y no pagar una barbaridad por hacer uso de dicho material, ya que tiene precios bastante ajustables a  las campañas de la mayoría de los clientes.

El mensaje

Ahora bien, además de buena calidad de imagen, el anuncio debe tener un buen mensaje porque de lo contrario calará más bien poco en la sociedad. Estos son algunos consejos para crear un buen mensaje:

  1. El protagonista es el destinatario del mensaje, esto hay que tenerlo siempre presente porque si prestamos más atención al anunciante o patrocinador del evento que al destinatario, éste no se verá identificado y pasará olímpicamente del anuncio.
  2. Hay que olvidarse del acartonamiento comercial tipo a “El mejor evento del año” o “¿no sabes qué hacer este sábado? En Madrid tendrá lugar el evento más divertido del momento” y cosas así. Los textos demasiado comerciales nunca captan la atención deseada.
  3. Hay que ir al grano. Dejémonos de darle vueltas al asunto pensando que así haremos algo más atractivo, es mucho mejor ir directos para que el mensaje cale hondo.
  4. Hagamos algo diferente, no pensemos en lo de siempre. Si no conseguimos la risa o el asombro del espectador jamás llenaremos el evento.
  5. Haz algo creíble, no vendas el evento como si fuera a ser el fiestón hollywoodiense del año porque una propuesta demasiado exagerada no convence a nadie.
  6. No te empeñes en decir algo sólo porque a ti te gusta, debes decir lo que el público quiere oír. Así de sencillo.
  7. Utiliza los canales adecuados: no intentes vender una fiesta de Halloween para niños en Internet, no viene al caso, hazlo a pie de calle, ofreciendo flyers a los padres en parques y cerca de colegios, etc.
  8. Organiza hasta el último detalle porque todo el tiempo que pierdas en el previo se verá recomenzado.
  9. Apuesta por varios medios. Si tienes la posibilidad de emitir el anuncio en televisión, una cuña publicitaria y además poner un anuncio en prensa hazlo todo.
  10. El mensaje debe ser claro, sencillo y conciso. Es fácil, hora, lugar del evento, a quién va dirigido y el motivo por el que deben ir ahí en lugar de a cualquier otra parte.

compartir